Al llegar a Fuente Techada un caluroso pero fresco a la vez día de Junio, oirás a las ranas de su charca croar por la reciente lluvia caída. Esa misma lluvia que hace que esta finca de 12 hectáreas tenga en ebullición todas sus plantas, regalando flores a la vista por doquier, tanto silvestres por toda la finca como en el magnífico patio interior de la casa.

Alejandro y Cristina te recibirán en una casa decorada con exquisito gusto y en la que no faltan los detalles. Una extensa biblioteca donde relajarse, leer y tomarse una copa, o un porche donde disfrutar de las vistas a la Sierra de Guadarrama.

Las habitaciones son amplias, con cama King size o similar, bonitos armarios en madera y con un baño con una ducha amplia como la de un establecimiento 5 estrellas como este requiere. La construcción de la casa, con doble ventana asegura el calor en el invierno y la frescura en el verano. Algunas de las habitaciones cuentan con terraza privada.

Me ha gustado porque es un lugar donde se funde el lujo con la quietud, La Paz con la alegría de los sonidos de la naturaleza, y el buen amor con la discreción que ofrece una finca con una fuente, que se convierte en lago y con una casa techada con pórticos y madera. Todo ello en medio del campo, a kilómetro y medio de Sotosalbos, donde el buen amor y el buen yantar te pueden retrotraer a los tiempos de un Arciprestre de Hita, pionero en el cantar y en el amar desde hace al menos 7 siglos.